Colaboradores:Coima Julgo
Dino Poggi Querol


jueves, setiembre 29, 2005

Si hay un equipo que tiene mala suerte al contratar jugadores extranjeros, ese es Alianza Lima, sin duda alguna. No hay cuadro más piña, quizá en el mundo entero. Y es que rara vez han contratado futbolistas foráneos que hayan rendido bien. Podemos revisar la historia y veremos que es así.
Se entiende que quienes vienen al fútbol peruano no son precisamente los mejores. Y esos ignotos, pues rara vez rinden. Pero en algunos casos (extraños por cierto), aparece por ahí algún que otro conocido. De los primeros, que generalmente vienen a probar suerte y a sumar $, no se les exige nada. Son como un ?a ver que pasa?, todo un bluff, dirían algunos. Pero los segundos? a esos sí se les exige.
Para no desviarnos del tema, utilizaré una trillada frase de El Veco (aaagh!!): ?Alianza compra un circo y le crecen los enanos?. Pues bien, el jugador a tratar acá es un goleador nato. Un futbolista que anotó goles en todos los clubes en los que jugó? excepto claro, en Alianza Lima. Se trata de Rubén Alejandro Glaría, conocido como ?Huesito?, quien fue goleador en Chile e hijo de un ex jugador de San Lorenzo y Racing Club, lógicamente apodado ?Hueso?, e ídolo máximo de Juventud Unida, equipo de la D argentina.
El hijo resultó goleador y apenas si jugó por cortos periplos en Argentina. Empezó en la Primera B (tercera categoría del fútbol argentino) en San Miguel (equipo rival de barrio del primer cuadro de su padre) y un año después emigró al fútbol chileno, donde hizo muchos goles. Vistió las camisetas de Santiago Wanderers, Universidad Católica, Coquimbo Unido y Cobreloa. Fue a México y no sólo fue goleador sino campeón con Pachuca. También jugó por Puebla, los Pumas de la U.N.A.M. y algunos ignotos equipos del ascenso. En el ínterin, tuvo un corto paso por Banfield, casi al final jugó por Talleres de Córdoba y como muchos culminó su carrera en una Liga de fútbol, en el tradicional Kimberley de Mar del Plata.
Su paso por Perú fue muy corto, como para escribir algo sobre él. Lo trajo el equipo blanquiazul para que haga goles y jugó muy pocos partidos. Se asustó de las bombas que los terroristas ponían en Lima (por acá estuvo en 1992) y se regresó a Chile más rápido que volando.
Igual se las arregló para anotar dos goles, pese a que nunca le agradó a la temible argolla aliancista, capaz de sacar al mejor DT o refuerzo extranjero que pudiera estar en su equipo, sólo por cometer el gran pecado de no ser amigo de los líderes del equipo (cualquier similitud con equipo de barrio es pura coincidencia).
Junto a él vinieron otros personajes que pronto tendrán su sitio en esta web, como el chileno Osvaldo ?Arica? Hurtado y los uruguayos Julio Daniel ?Palito? Morales y Jorge Villazán.


mueraeljulgo blogged at 6:48 p. m.


Get awesome blog templates like this one from BlogSkins.com