Colaboradores:Coima Julgo
Dino Poggi Querol


jueves, octubre 06, 2005


Oblitas: la gran mentira del julgo

Si hay alguien que se ha visto beneficiado con el julgo, además de los dirigentes corruptos y los periodistas mermeleros, ese es sin lugar a dudas Juan Carlos Oblitas, a quien considero la mayor mentira que nos dio el julgo. Que me digan que es un buen DT me extraña, pero más me sorprende que me digan que es DT.

Su gran ?virtud? como entrenador es apañar a los jugadores, de ahí que estos le pusieron el apelativo de tía. Oblitas no es ningún tonto, sabe como tratar a los jugadores: ?Muchachos, hagan lo quieran?. Detrás de esto oculta sus verdaderas intenciones: Quedarse en el cargo por mucho tiempo, lo que le genera buenos dividendos, en una profesión donde la estabilidad laboral es mínima. Y claro, los jugadores ?matan? por un DT que los deja hacer lo que a ellos les viene en gana. Conclusión: es el principal responsable de que los jugadores sean unos engreídos y argolleros.

Pero revisemos sus inicios como entrenador: tras retirarse del fútbol (como jugador) dio un brinco excepcional, pasó de ser asistente técnico en Universitario de Deportes (club al que dejó por $$$$$$ tanto como jugador como entrenador), a ser entrenador de una selección juvenil. Para variar, no tuvo resultados. Sin embargo, tiempo después tomó la ?U? donde estuvo varios años y logró algunos títulos. Bueno, en el julgo alguien tiene que ser campeón (no hay remedio) y Universitario es el club con más títulos nacionales. No era extraño que lo logre.

Luego le vino una oferta del Sporting, club de mucho poder económico. Oblitas no dijo que no, pero para guardar apariencias (algo que suele hacer siempre) renunció a la ?U? y pocos meses después, oh sorpresa!!!, apareció en la escuadra cervecera. Ahí demostró su gran cualidad: eligió a los mejores jugadores del torneo (Algo que cualquier aficionado puede hacer con suma facilidad) y los llevó a sus filas. Ahí, junto al nefasto cineasta barbón, comenzaron su triste carrera, que luego siguieron en la FPF y la selección, con una gran diferencia: podrían tener fuerza y poder en este país, pero en Sudamérica seguían siendo unos don nadie. Ahora son socios, junto a otros tipos, en la principal empresa que representa jugadores en el país, pero esa es otra historia, como diría su asalariado Bengolea.

Sus frases de cabecera son: ?de táctica no hablo? y ?yo soy un empírico?. La primera es el complemento ideal a su política de no dejar observar sus entrenamientos. ¿miedo?, ¿qué es lo que oculta? ¿Será que no hay trabajo que mostrar? Porque un entrenador que no hable con la prensa sobre táctica, de que otra cosa puede hablar? Se supone que es de su trabajo lo que tiene que hablar (si es que desea hacerlo claro, tampoco es que tenga la obligación).

Le llegó el turno de la selección de mayores. Apareció como asistente de Vladimir Popovic, veterano técnico yugoslavo. En realidad el equipo lo hacía Oblitas, Popovic sólo daba la cara y se llevaba muchos dólares. La campaña fue pésima, sólo se hizo un punto y, en el último partido. Ahí se formó la base del equipo para la eliminatoria de Francia 98: La argolla. Ese equipo, al que acá muchos todavía veneran, y el que catapultó a Oblitas como un DT de gran nivel a nivel sudamericano, es una gran mentira. Si es verdad, se mejoró respecto a las dos anteriores campañas, jugaban bonito, y jugaban a algo. Pero la realidad es que también quedamos fuera del mundial, y que fuimos quintos de nueve, es decir a media tabla. Ese fue el gran ?logro? de Oblitas: quedar fuera y a la mitad.

Demás está decir que sus ?amigos? de la prensa lo protegían, y es que Oblitas confundía trabajo con amistad, a tal punto que una vez dejó que filmaran su charla técnica, y el periodista que hizo eso, justificó su gran ?hazaña? diciendo que habían metido la cámara al vestuario sin que Oblitas se diera cuenta. Por favor!!!. ¿Será que piensa que el televidente es tan estúpido para tragarse semejante patraña?. Pero eso sí, pobre del periodista que lo cuestione!. Porque enseguida le da una charla con lecciones de periodismo. A ver si algún periodista no le dará a él charlas sobre como dirigir (que de hecho las necesita). Pero claro, lo más importante es la imagen del DT, por encima de los resultados del equipo, no Juan Carlos?.

Pese a la irregular campaña en la selección, Oblitas se quedó en el cargo hasta la Copa América de Paraguay en el año 1999. Poco tiempo después y como era de esperarse, volvió a Cristal pero los resultados no lo acompañaron. Así dijo que no iba a volver a dirigir nunca más (lo que hubiera sido muy bueno para el fútbol), salvo que tuviera una buena propuesta del exterior. Pero, tras un período de inactividad, tuvo un breve paso por Liga Deportiva Alajuelense de Costa Rica. Desde luego, en tierras ticas aún lo recuerdan con aprecio los hinchas, pero del Saprissa.

En menos de tres meses regresó a Lima, y jamás quiso dar una explicación de porqué volvió tan rápido. Uso otra de sus frases cliché: ?De eso no hablo?. También dijo que no pensaba dirigir más (otra vez), salvo que encontrara un proyecto sólido y no ir a dirigir a clubes improvisados, por lo que no volvería a entrenar un cuadro peruano. Pero las estrellas iluminan el camino de Oblitas, y apareció el Deportivo San Martín en Primera División, tras comprar la categoría a Fredy Ames, (quién los engañó, pero esa es otra historia), y con el dinero de los alumnos de la citada universidad, le pagaron el sueldo a Oblitas, quien se sentía muy seguro con contrato a largo plazo y sin problemas de descenso. Pero surgió un gran problema: el equipo marchaba en el último lugar, así que nuevamente Oblitas dijo chau.

Así llegamos a los últimos meses del año 2004. El cambio de entrenador en la selección uruguaya, favoreció a Oblitas, pues Fossatti dejó su lugar en LDU de Quito, el equipo más poderoso de Ecuador y base de la selección de ese país. Para ser campeones el cuadro de la capital ecuatoriana necesitaba a un entrenador apañador, para que la cantidad de figuras de ese cuadro funcione. La elección no pudo ser mejor: Oblitas fue a LDU, y llegó con la misión de ser campeón, con la mejor plantilla del torneo. Caminando, LDU sería campeón decían los periodistas de ese país. Pero no, el campeón fue Deportivo Cuenca por primera vez en su historia, y Oblitas hoy es venerado en la sierra sur de Ecuador por regalar el título.

El 2005 si logró el título con LDU, cosa que no tenía por que extrañarnos, pues tiene la mejor plantilla de todo el campeonato ecuatoriano. Pero tras ganar el Apertura, los jugadores, como siempre se le fueron de las manos, y aún hoy siguen celebrando el título. Por eso la patética campaña en el Torneo Clausura. Aaaaah faltaba la cereza que coronará el pastel: Oblitas pidió a Palacios como refuerzo, y curiosamente, Oblitas es uno de los socios de la empresa que representa al citado jugador. En resumen, Oblitas recibe un porcentaje del sueldo y premios de Palacios. Muy ético, ¿no profe?

Para colmo de males, Oblitas tiene un ego tan alto, que menosprecia los clubes chicos y provincianos, y ha tenido el desparpajo de decir que él no puede dirigirlos, porque no están a su altura. Debería ubicarse, y no ser tan cínico e hipócrita. Ya quisiera verlo en un equipo chico, en el torneo de julgo, a ver que hace. Pero claro, nadie ha tenido la suerte de él, de sólo estar a cargo de los equipos más importantes del julgo. Típico caso de amiguismo, otro de los males del julgo.

Es de esta forma como el julgo le da méritos a quien no los tiene, y hace resaltar a cualquier mediocre e incapaz. Como quien diría: en el país de los tuertos, el ?Ciego? es el rey.


mueraeljulgo blogged at 8:57 p. m.


Get awesome blog templates like this one from BlogSkins.com